El secreto del Fauno que se dejaba mirar

Si millones de adolescentes pueden viajar en masa para ver en un concierto a Justin Bieber, yo puedo peregrinar hasta Alemania para ver al Fauno Barberini. Le miré, le fotografié, le rodeé… el fauno, tiene la  boca entreabierta y los ojos entornados, y una expresión corporal y facial erótica e impúdica, que  no se sabe si de  debe a la  culminación del  amor o a la  embriaguez.  Inconsciente, en su sueño,  inmune y  ajeno a mi lascivia, me deja mirarle,  nos deja mirar, y ese es el secreto de la obra.

chicas-dibujando

La otra parte la técnica, la que la convierte en obra de arte por la perfección de la ejecución  de sus formas, se la debemos a escultores clásicos bronce  del periodo helenístico s.III a.c, concretamente a la Escuela de Rodas. La escultura original era  de bronce, pero  perdió el brazo izquierdo y las piernas, y Bernini al “restaurarla” (copiarla en mármol), puso la pierna derecha mucho más flexionada, proporcionando una actitud aún más provocativa.

rabito-barberini_faun_tail_glyptothek_munich_218

Ahora descansa en la Glyptothek de  Munich, en una sala circular de la que él es el centro y único protagonista.

Texto de Fuchs en  euclides59
faunocara
Escribir una leyenda

Sueños sensuales agitan al durmiente e iluminan su rostro vigoroso, enmarcado por la fluyente cabellera y por la corona de yedra con sus corimbos…Un estremecimiento dionisíaco ha quedado fijado en la imagen del estático soñador

(W. Fuchs)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s