La cueva de Altamira, y la neocueva también.

Si has visto las pinturas rupestres de Altamira, eres un privilegiado porque solo se permite una visita  a la semana para cinco personas y de 37 minutos de duración, con un estricto protocolo de indumentaria e iluminación.

Sus puertas se cerraron  de nuevo en 1999, pero no era primera vez; la entrada quedó sellada en el paleolítico tras un gran derrumbe natural  hasta su descubrimiento en el siglo 20, gracias a lo que sus pinturas se conservan hoy.

Nada mejor para intentar expresar la emoción que sobrecoge al visitante  que la declaración de Barceló recogida en la página web del museo…. Cuando visité por primera vez Altamira pensé, ha sido como volver al origen, que es el sitio más fértil. Creer que el arte ha avanzado mucho desde Altamira a Cézanne es una pretensión occidental, vana.

La Neocueva

VISITA DE CIENTIFICOS A LA NAOCUEVA DE ALTAMIRA © ANDRES FERNANDEZ

La Neo-cueva reproduce  fielmente cómo era la cueva hace 35.000 y 13.000 años. La luz inunda la neo-cueva y no por  error; a veces, con tanta magia, olvidamos que las cuevas eran para vivir, y sus habitantes, cazadores-recolectores, eligieron un lugar protegido pero aireado para hacerlo. La cubierta se integra en el paisaje y sigue las pendientes del suelo natural y está cubierta de césped.  En ella se integra un sistema de lucernarios corridos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s