Un paseo por el romanticismo (por Tizachica)

No os voy a hablar del amor sino del Romanticismo, movimiento que surgió como reacción contra el Racionalismo de la Ilustración y el Neoclasicismo, priorizaba los sentimientos y la libertad creativa. El Museo del Romanticismo permite conocerlo en la España del XIX y deleitar a los “amantes” más variopintos.

Los amantes de la pintura disfrutarán de los retratos de Federico de Madrazo, de la ironía de  Leonardo Alenza sobre los excesos del romanticismo en “Sátira del Suicidio del Poeta Romántico” o de pinturas orientalistas como “Escena en el Desierto” de Lameyer y Berenguer.

Los amantes de lo pintoresco, pueden deleitarse con la obra del hermano de Gustavo Adolfo Bécquer, Valeriano, que recorrió España pintando cuadros costumbristas o con las folclóricas figuritas de bandoleros y toreros de José Cubero, ejemplos de souvenirs decimonónicos.

Los amantes del mobiliario y la decoración, podrán soñar con escenas de época en las  habitaciones del museo-palacio,  cada una decorada según su uso. Imaginarse tomando un té en delicadas tazas de porcelana o escribiendo una nota de suicidio en un escritorio de madera.

img-20161215-wa0003
Retrete de Fernando VII

Los amantes de los objetos curiosos disfrutarán de las temibles muñecas de porcelana, de los soldaditos de plomo, del retrete del en exceso dotado Fernando VII o de las pistolas de duelo.

En fin que hay para todos los gustos. ¡Yo a mi chico le convencí que viniera diciéndole que tenían la pistola con la que piensan que se suicidó Larra!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s